Búsqueda personalizada

Seguir Trucos Games

sábado, 8 de diciembre de 2012

Multijugador de God of War: Ascension para PS3

Probamos el multijugador del retorno de la saga, tan violento, épico y divertido como la experiencia en solitario.
God of War es una de las sagas que, como otras exclusivas de las consolas de Sony, no ha decepcionado en ninguno de los cinco episodios que hasta el momento nos ha ofrecido: dos en PlayStation 2, dos en PlayStation Portable y una en PlayStation 3. Cada episodio ha retomado el devenir de Kratos en un momento distinto de su historia, pero sin descuidar sus características básicas: la brutalidad, la epicidad y la mitología. Kratos se prepara ahora para ofrecernos su segundo, y probablemente último episodio en PlayStation 3, y en él mantiene todas sus señas de identidad, aunque con un interesante añadido: el multijugador.

Hoy en día, aunque varios juegos se empeñan en demostrar lo contrario, el multijugador se antoja como elemento necesario para el éxito. God of War nunca ha tenido multijugador, y realmente, sentimos que tampoco lo ha necesitado. Muchos pensarán que ésta es sólo una adición para adaptarse a las exigencias actuales del mercado y que pasará desapercibido, de manera un tanto segundona, sin ofrecer una experiencia interesante al consumidor. Pero nosotros pensamos que el modo multijugador de God of War: Ascension tiene el potencial suficiente para absorber muchas horas de nuestro tiempo. Y os contamos por qué.

God of War: Ascension nos ofrece en primera instancia seleccionar un dios al que jurar lealtad. Cada dios nos ofrece un arma distinta, así como distintas habilidades. Es, con un toque épico, la clase que marcará nuestro estilo de juego y evolución. Una vez elegida nuestra fe, podremos comenzar a personalizar nuestro personaje. Comenzamos con un guerrero cualquiera, un simple mortal –ya que si pudiésemos jugar con Kratos no tendríamos rival– que podremos mejorar según subimos de nivel o realizamos distintas tareas. Podemos desbloquear varias armaduras que nos ofrecen distintas mejoras y que podemos combinar entre sí (están divididas en piernas, torso y cabeza).

De igual modo, podemos personalizar a nuestros personajes con una reliquia, un objeto y una magia particular, todas de distintos niveles y que iremos desbloqueando. La reliquia es una especie de modificador temporal, que mejora nuestras estadísticas tras, por ejemplo, una racha de muertes o abrir un cofre. El objeto es una habilidad concreta que nos ofrece en nuestro combate, y por último, la magia nos permite utilizar un fortísimo ataque especial que sabiamente puesto en práctica nos garantiza mermar las defensas de nuestros desprevenidos enemigos. Cada uno de estos aspectos es distinto en función del dios que elijamos, lo que otorga una gran variedad al conjunto multijugador.


La jugabilidad es muy similar a la que hemos experimentado con Kratos, aunque con algunas interesantes adiciones para favorecer el componente estratégico y la variedad dentro del multijugador. Con el L1 realizaremos acciones especiales que potencian nuestros golpes o nuestra defensa. Éstos necesitan energía para funcionar, por lo que tendremos que esperar a que se recuperen tras cada uso. A diferencia del modo para un jugador, no podremos agarrar a nuestros rivales en cualquier momento, sólo cuando un indicador aparece sobre ellos. Esto sucede cuando esquivan, corren o saltan, lo que también nos fuerza a elegir sabiamente cómo salir de cada situación si no queremos que nos arrastren a un destino fatal. Por último, y aplicable a los dos modos que comentaremos a continuación, destacar cómo lo espectacular y la estrategia se dan la mano en las ‘muertes brutales’, ya que, si tenemos la sangre fría de no dar un último golpe en pleno combate podemos realizar una sangrienta aniquilación, que además nos dará más puntos que una normal.


God of War: Ascension nos permitirá, al menos, disfrutar de dos modos de juego. Uno de ellos será el popular "todos contra todos", en el que los temibles guerreros lucharán entre sí por ser el último en mantenerse en pie, haciendo buen uso de las habilidades previamente mencionadas. Por el momento sólo podemos confirmar que se enfrentarán hasta cuatro jugadores entre sí, aunque no descartamos que se amplíe la cifra en el juego final. En un escenario de dimensiones no muy amplias, los jugadores no sólo combatirán entre ellos, sino que esquivarán los peligros del entorno (o lanzarán a sus rivales contra ellos), mientras recogen armas, cofres de orbes verdes o rojos o activan trampas letales para sus enemigos.

El otro modo que hemos probado es un "captura la bandera", en el que varias zonas repartidas por el escenario serán nuestro objetivo a "conquistar". En él, dos equipos de cuatro jugadores lucharán por la supremacía en un escenario más amplio. En este modo se acentúa la estrategia, ya que se antoja necesario cooperar para salir con éxito. El mayor tamaño de los nuevos escenarios nos permite huir con mayor facilidad o sorprender al enemigo, algo que no podemos hacer con comodidad en el otro modo. En el "captura la bandera" hay muchas más trampas y peligros, además de los mencionados en el modo anterior. La espectacularidad también es superior, ya que las peleas entre ocho guerreros dan lugar a momentos verdaderamente épicos.

Visualmente, el juego vuelve a ser excelente. La solidez y fluidez es una constante independientemente de que estemos jugando con otros siete personajes y un monstruo gigante destroce el escenario a guantazos. Las animaciones vuelven a estar a gran nivel, así como la "modificación" de los cuerpos (perdiendo un brazo o rompiéndole el cuello). La iluminación vuelve a dotar al juego de gran realismo, y los personajes acaban los combates, literalmente, llenos de sangre e incluso con las tripas fuera en función de la muerte que les dediquemos. Nos llega con un doblaje excelente, con voces profesionales y a la altura que se merece God of War: Ascension, y los efectos de sonido junto a los gritos de guerreros y criaturas ponen el broche de oro a un apartado técnico que nos deja deseando ver cómo lucirá el juego final.

Pero lo más importante es que es divertido. Santa Monica Studios ha conseguido trasladar la experiencia de juego de God of War al multijugador, llenándolo de posibilidades y dándole un toque de variedad que sabe distinguirlo de jugar con Kratos, pero sin perder ni un ápice de su esencia. God of War: Ascension ofrece un multijugador brutal, sangriento, poderoso y épico, que estamos seguros de que sabrá mantenernos bastantes horas frente a la consola, y que se nos antoja como un importantísimo complemento para el modo en solitario. Nos quedamos así muy satisfechos con la experiencia, aun sabiendo que sólo hemos podido degustar una pequeña parte de todo lo que encontraremos en God of War: Ascension cuando éste llegue a nuestras consolas el próximo año.



Análisis de Grand Theft Auto: Vice City para Android


Rockstar celebra el décimo aniversario de GTA: Vice City con su versión para tabletas. Con una adaptación digna de mención, los usuarios de este tipo de soportes están de enhorabuena con la vuelta de uno de los juegos paradigma de su género.

Corría 2002 cuando llegaba a nuestras manos uno de los que ha sido y será santo y seña del mundo del videojuego. Después de un éxito creciente desde el primer título de la saga y la revolución que supuso el tercero, Rockstar nos presentaba GTA: Vice City. Ahora, días después de su décimo aniversario, la desarrolladora americana nos ofrece la versión para tabletas.

El éxito de estos formatos, y la creciente demanda por parte de los fans de títulos que han sido representativos, hacen que muchos estudios se planteen la viabilidad de dar una nueva vida a estas creaciones que tantas horas de diversión nos dieron en su día. En este caso el juego ha vivido una adaptación misión a misión y personaje a personaje de gran calidad y volveremos a encarnar al gran Tommy Vercetti para rehacer, paso a paso, un juego que dio un gran giro al género del sandbox y la acción, aportando elementos que hasta el momento no habíamos visto en un título de estas características.

Rodeado siempre de polémica, el juego ha mantenido el tono canalla y criminal que desde su aparición en el mercado – en el ya lejano 1997 – contando la historia de diferentes personajes que nos ha llevado a ciudades como la misma Vice, San Fierro, Las Venturas o Los Santos.

Llegando al Escobar International

Como en todas las reediciones tendremos dos tipos de jugador, el fan acérrimo de la saga y el que por su corta edad no pudo gozar de este Grand Theft Auto. A los primeros ya les avanzamos que rejugar GTA es como volver al pueblo en el que has veraneado toda tu vida… recuerdas aquella PGR 600 dejada en el cruce del puente, la ferretería en la que comprar tu primer machete o también aquella reja que no te deja cruzar a la zona de más lujo hasta avanzar un poco más en el juego.

Para los segundos solo os diremos que después de unos años a la sombra Vercetti vuelve con ganas de marcha y que su primer encargo no acabará todo lo bien que quisiera. Después de esto tendremos que empezar a patear las calles para ir avanzando en una trama que no ha pasado de moda pese a centrarse en los ochenta.

Todo Vice City conforma un mapa virgen en el que desarrollar tanto la misión principal como las diferentes secundarias que nos irán apareciendo con la oportunidad de perdernos entre rampas y callejuelas gozando del vasto parque móvil que hacía que el juego destacase en su momento.

A primera vista el juego ya nos da pistas de renovación y gráficamente aparece mejorado y adaptado a las pantallas actuales. La retina del New iPad nos muestra un GTA en plena forma para el que se han modificado, lógicamente, los controles y la apariencia de los menús aunque ya avanzamos que sigue siendo un juego de la época. Estos diez años no han sido en vano y Tommy sigue contando con unas espaldas algo cuadradas y los coches siguen apareciendo sobre la marcha como ocurría muchas veces en el juego original. Dejando a un lado la edad del juego y la evolución de la industria durante estos diez años el título incluye gráficos de alta resolución mejorando los originales, toques en la iluminación que hacen que todo luzca mucho mejor y también un rediseño totalmente personalizado de botones para las tabletas. Este último apartado es algo que abordaremos en la jugabilidad para que veáis lo que se ha trabajado para que todo se adapte a nuestro modo de juego, solventando algunas dudas que os planteábamos con la anterior entrega para iphone, GTAIII, y las dificultades que la interfaz planteaba.

Interfaz intuitiva y botones "a medida"

Mover a Tommy por la ciudad es relativamente fácil con unos menús que se han diseñado para la ocasión, siempre con motivos "ochenteros", y un diseño muy original además de una interfaz perfectamente ajustable al modo de juego de cada uno.

Con las omnipresentes chicas de GTA en cada uno de los menús accederemos al juego en cuya pantalla deberemos pulsar en la parte inferior izquierda para mover al jugador con un joystick que aparece en cualquier punto en el que pulsemos, y en la parte derecha para encontrar los diferentes botones, que cambiarán dependiendo de si nos movemos a pie o circulamos en cualquier tipo de vehículo. Además, pulsando fuera de estos botones, podremos girar la cámara para observar todo el entorno.

El caso es que esta interfaz es totalmente cambiante y adaptable gracias a que desde los menús podemos mover y escalar estos botones lo que mejora sustancialmente la experiencia de juego respecto a su antecesor. En nuestro caso la pantalla del iPad reacciona perfectamente a estos botones y hemos optado por agrandar los referentes a correr, disparar o acelerar y reducir los circunstanciales, léase tocar la bocina, cambiar cámaras o empezar misión secundaria, que aparecen en un formato mucho más reducido.

El resto de pantalla incluye un mini mapa en la parte superior izquierda – que ampliaremos con un toque – y los indicadores de tiempo, dinero, vida y estrellas de persecución además de el icono que indica la arma de la que disponemos situados en la parte superior derecha. Para cambiar el arma será suficiente con deslizar el dedo en la zona de armas.

Mención aparte – por sus diferencias – merece la interfaz para conducir. En este caso en lugar de un stick al uso al subir a cualquier vehículo del juego la parte izquierda de la pantalla contará con dos únicas flechas para la dirección mientras que en la zona derecha aparecerán otro tipo de botones como acelerar, frenar, derrapar y también usar el claxon, además del cambio de cámara. Estos dos aparecen por defecto en un formato más pequeño para no molestar mientras que el resto cuentan con más protagonismo, pero ahí ya es el usuario el que también diseña su interfaz.

El tema del armamento puede que sea el que tenga un poco más de dificultad a la hora de disparar. En ocasiones se detectan algunos cambios de cámara que hacen que se pierda el objetivo de vista lo cual es un engorro en momentos de huida o posibilidad de arresto. El arsenal sigue siendo el mismo y los coches y vehículos siguen sirviendo como grandes cócteles molotov que arrojar cuando el humo negro haga su aparición en pantalla mientras disfrutamos de la música que ya ha marcado una época.

Una visión nítida del que ya es un clásico

Como hemos comentado anteriormente este GTA: Vice City en tablets lo tenemos que mirar como lo que es, como el juego que nos sorprendió en 2002 y que ahora vuelve para que vivamos otra vez esos recuerdos. Pese a sus gráficos originales el equipo ha trabajado creando una serie de nuevas texturas que notaremos tanto durante la partida como en las diferentes cinemáticas.

Uno de los puntos destacables es la fluidez con la que moveremos el juego. Los tiempos de carga iniciales son ínfimos y la paleta de colores cumple a la perfección, destacando sobre todo en los atardeceres, cuando la noche va llegando paulatinamente a Vice City.

En este apartado no se pueden apuntar muchas cosas más ya que el punto más cambiante del juego es, sin duda, la jugabilidad, en lo gráfico se mantiene un mapa que funcionó muy bien en el que conviven diferentes tipos de barrios en una ciudad claramente ambientada en Miami. Conforme avancemos en el juego conoceremos nuevas zonas y desbloquearemos edificios y casas según nuestros movimientos en las misiones iniciales.

Una compra totalmente recomendada

Este GTA llega a un catálogo cargado de juegos de acción aunque ya tiene guardado un lugar en él desde el primer día. Todo lo que llega de Rockstar lo hace para pegar muy duro y en este caso las tabletas han recibido un regalo anticipado a la época navideña. El título destaca en todas sus facetas y solventa el tema de los botones que arrastraba GTA III en su versión para móviles. La modificación de la interfaz hace que el jugador no sufra un "amontonamiento" de los iconos en pantalla y que, por consiguiente, todo sea más fácil de jugar, en general es un juego para tener en nuestras tablets. GTA: Vice City está disponible para IOS en la AppStore y en Android por alrededor de 4 euros.


Fuente  vandal.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada